Laser para Remover Caries

Los láseres son rayos altamente concentrados de luz, que pueden ser usados en una variedad de procedimientos dentales. Los láseres dentales se usan para preparar Cavidades (láser de tejido duro) y tratamiento de encías (láser para tejido blando). Los lásers dentales también pueden realizar muchos procedimientos cosméticos incluyendo curado o llenado de material, blanqueamiento láser y contorneo o formación de encías para poder rediseñar su sonrisa.

Tipos de procedimientos realizables con láser

Existen dos principales tipos de láser usados en odontología: láseres para tejido duro y láseres para tejido blando.
El láser para tejido duro puede ser usado para preparar caries sin usar fresa. Las preparaciones son virtualmente sin dolor (94 %) ya que con la ausencia del sonido de la fresa, sin vibración y sin calor se reduce o elimina la necesidad de anestesia.
Los láseres para tejido blando son uno de los dispositivos más versátiles usados por el dentista moderno. Estos láseres pueden ser usados para tratar encías incluyendo la enfermedad periodontal. Además pueden ser usados para tratamientos cosméticos para cambiar la apariencia de la sonrisa del paciente. Otro tratamiento muy común es el blanqueamiento dental con láser: es un procedimiento que puede realizarse en una sola visita a la consulta.

Beneficios de la tecnología de láser dental

En general los pacientes han reportado estar más cómodos porque el láser dental entrega un acercamiento conservador a la odontología, removiendo sólamente el tejido enfermo y dejando el tejido sano. Los beneficios incluyen:

  • Mayor precisión
  • Mejoría más rápida
  • Sangramiento menor o inexistente
  • Disminución o eliminación de la anestesia
  • Menor dolor, incomodidad y stress
  • Reducción de las bacterias e infecciones
  • Menor sensibilidad
  • Se conserva la estructura del diente
  • El tratamiento mínimamente invasivo para el tratamiento de encías.

Uno de los grandes descubrimientos sobre la implementación de la tecnología del láser dental ha sido el tratamento menos invasivo de la enfermedad periodontal. Comenzando como infecciones menores de la encía, la enfermedad periodontal que no es tratada puede evolucionar rápidamente en una condición muy seria, que puede resultar en una significante pérdida de tejido, hueso y diente además de serios infecciónes.

Existen indicaciones de relaciones entre estados avanzados de enfermedad periodontal y afecciones cardiácas. Estudios clínicos indican que las bacterias encontradas en la placa bacteriana, pueden inducir ataques cardiácos cuando alcanzan el torrente sanguíneo.

Cómo ayuda el uso del láser para tejido blando

Debido a las reacciones específicas de la longitud de onda del láser usado para tejido blando, se han desarrollado tratamientos para eliminar el tejido enfermo y descontaminar los bolsillos encontrados en el tejido gingival de pacientes con enfermedad de encía. Vaporizando selectivamente sólo el tejido enfermo y dejando el tejido sano intacto, el láser promueve una sanación considerablemente más rápida con mucho menor sensibilidad postoperatoria.

El dentista es capaz de realizar odontología más precisa bajo un stress considerablemente menor, mientras el láser controla el sangramiento (coagula) así como vaporiza el tejido enfermo, entregando un campo operativo limpio y seco. Otro beneficio de usar el láser en tratamientos periodontales, es la remoción de bacterias, lo que promueve un tiempo de recuperación menor.

Ciertos láseres dentales para tejido blando, son más eficientes que otros en el tratamiento de la enfermedad periodontal, puesto que coagulan efectivamente de una forma mucho menos invasiva. Esto es, sin calor excesivo y/o carbonización del tejido. En particular, uno de los más efectivos láseres para el tratamiento en tejido blando han sido los sistemas de diodo láser con longitud de onda de 980nm. Este posee una buena absorción en agua y la hemoglobina y la oxihemoglobina (efectivo corte y vaporización del tejido conjunto con una excelente hemostasia). Hoy en dia el laser de Neodimio YAG ha desplazado al laser de diodo.

Las eficientes características de absorción de esta longitud de onda, significan que el trabajo es fácilmente realizado a una profundidad controlado de penetración en el tejido ( < 300 micrones). Las incisiones, excisiones y el control del sangramiento son fácilmente realizadas primordialmente con “energía óptica”, cuando se usa el láser de 980nm, comparado con “energía térmica” utilizada por la mayoría de las otras longitudes para tejido blando. Mediante el uso de “energía optica”, no se arriesga a efectos colateral asociados con la energía termal excesiva, incluída la carbonización del tejido, retracción del tejido durante la sanación y/o sensibilidad postoperativa.

Como idea final, los láseres dentales son seguros, efectivos y hace su práctica más productiva y placentera. Ayudandole a mantener una boca saludable es el objetivo final y el láser es una manera en cual este objetivo puede ser alcanzado. Los sistemas disponibles hoy ofrecen muchos beneficios operacionales tanto para el paciente como para el dentista.